Menú

Publicación
DE LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO A LOS DE RODRIGO DE LARES ”“una narración audaz para un lector más inteligente que lerdo” Belmonte año 2017 al 2022. LIBRO 1

Autor/a Antonio Valdeavero Ponce Género Historia (WQ) Publicación 22/05/23 Nº Páginas 412 Idioma Español - Castellano Encuadernación Fresada ISBN 978-84-18924-76-7 Edición Mayo/23 Alto 240 Ancho 170 Grueso 2.2 Peso 760 P.V.P 22€

Sinopsis

El autor reflexiona sobre su experiencia en la vida, destacando su dedicación a la gastronomía tradicional y su constante aprendizaje en la "universidad de la vida". A lo largo de las décadas, observa cambios en la sociedad, cuestiona la influencia de la tecnología y critica el desequilibrio ambiental. Posteriormente, relata sus viajes a Argentina, Chile y Perú, fusionando elementos históricos y ficticios en torno a un cónclave jesuita en El Cuzco, con la misión de preservar el equilibrio ambiental del planeta. El relato se entrelaza con reflexiones sobre la naturaleza humana y el paso del tiempo.

Antonio Valdeavero Ponce nace en 1945 en San Sebastián de los Reyes (Madrid). Hijo de la tía Antonia y el tío Eladio, que fueron sus padres que no sus tíos, pues bien se sabe que el pueblo tiene sus acerbos costumbristas y tradiciones, estimado como patrimonio importante del propio ser. Cierra el ciclo de una familia de tres hermanos más, que vive sus primeros años infantiles (hasta los 11) en una finca llamada Villanueva del término de San Sebastián, anejo de Fuente Fresno, junto al puente de Algete, el rio Jarama y la carretera de Belvis. El siguiente traslado a San Sebastián, supuso un cambio de contrastes complejos, ante el absoluto analfabetismo que portaba, aunque no era el único de aquella parva intelectual generalizada. Cambiaba la libertad y enseñanzas de la naturaleza, por el encorsetado de la civilización que entonces existía en el pueblo de Sanse a tan solo 18 kilómetros de Madrid. Sus primeros pasos culturales arrancaron de doña Petra de Prada Ferreiro, maestra de párvulos, ya aparentemente mayor en aquellos tiempos. Comenzó a deletrear en” EL CATÓN” con algunos más de su edad, que no de saberes, y un resto importante de unas variopintas  y desiguales hornadas de críos  más pequeños, con sus carencias propias de la época:  Suciedad, desnutrición, vestimentas...Cree que su pueblo no ha tenido en cuenta en el callejero local, a esta SANTA señora, o a otros merecidos como el Secretario municipal durante tantos años don José Redondo Moreno, el Alcalde don Eduardo San Nicolas Guillén, creador del  primer equipo local (El Botica), la plaza de toros o José Luis Gamir  Agudo que tanto hizo en la década de los sesenta por la juventud. Parecía que iba quedando atrás el analfabetismo, la roña, la leche en polvo americana y el ambiente gris y melancólico de Angelillo, Estrellita Castro, o Luis Mariano que daban paso a Manolo Escobar  y un amplio abanico musical más optimista y alegre. Iban quedando también atrás, los tiempos de “ buche bailón”, cuando hacíamos escapadas a los melonares y viñedos... Por tanto, amables lectores, poco colegio, pero si mucho estudio durante años por distintos sectores de la no barata universidad de la vida, en sentido libre y autodidacta, de respeto a todo y a todos, aunque naturalmente, sin perro que te ladre ni padrino que te  ampare...Se inició en la lidia, no taurina, que más o menos sabes por donde viene el morlaco, sino en las de la propia existencia, donde evolucionar y dejar los “harapos” tanta habilidad y decisión cuesta. Esfuerzo contenido, serenidad, oportunidad, constancia machacona e ilusiones y proyectos por delante, con sus cornadas, revolcones y alguna oreja, aunque sin ningún rabo o genialidad, eso piensa él, digna de mención. Agradecido de lo que le deparó la vida, dice haber entrado en tiempos de levantar vuelo y recordar a Cafrune en letra de Yupanqui “Me iré yendo despacito, aunque no sé a dónde… Para mi todo el mundo es bueno... Los pagos con ser alegres, los cruzo de un galopito... Guarida no necesito, ya se dormir al sereno…